Tu Cliente

Quiere comprarte pero no quiere que le vendas. Desea entender mejor lo que haces y valoraría mucho saber por qué. Prefiere la comunicación directa y simple. Necesita que lo lleves de la mano por tu embudo de ventas.

La realidad del consumidor promedio ha cambiado. Sus emociones y preocupaciones son distintas a las de hace apenas semanas.